domingo, 17 de abril de 2016

Dos pequeños poemas de LOS ALLANADORES, de Carlos Pardo (Editorial Pre-Textos)




SEDENTARIO

TAMBIÉN en esta playa
querré quedarme,
en la vejez: un ancla

vertebral en la orilla
a despecho del sello
rutinario del mar,

de las amputaciones de paisaje
del molino de viento.



FINAL

SI vas descalzo
no te oirá nadie.
Si te desnudas nadie
te verá.