miércoles, 12 de octubre de 2016

De almacenes



A mí me enseñaron
que la vida
había que bebérsela
y todo eso

ya sabéis.

Conducirla
como si la hubieses robado
pero sin odio.

Nada de poner ladrillos
como mi padre
mientras los demás me pisan.

Saber que la vuelta a atrás
es la excusa de los cobardes
cuando en su almacén

                    ya

           no caben
                             más

                                cadáveres.


© Ángel Muñoz