domingo, 13 de diciembre de 2009

LA POESÍA DE ÁNGEL RODRÍGUEZ (VOLTIOS)


Abrimos paso, entre las estalactitas de este simpático día, con tres poemas de un crack, o lo que es lo mismo: Ángel Rodríguez, más comúnmente conocido como "El voltios". Despegaremos con tres poemas de su propia cosecha. Desgarradores notas de realidad para un mundo cada vez más cercano a la ficción. Siempre hay esperanza para la poesía. Aún queda gente que lucha.
Gracias Voltios, por darnos hospedaje con la que está cayendo.



TAPIAS


si queríamos
trepar la tapia
sin anotar
ninguna baja
en el parte de guerra
debíamos proteger
las manos
con algún tipo
de artilugio
que evitase
los cortes
de los cristales
amarillo litrona
encargados
de castigar
a cualquier osado
que en época alta
de verano
quisiese hacerse
con un litro de refresco


los puñales de cristal
relucían con el sol
pero a nuestra expedición
el Chichas
Juanito
y yo
nos importaba una mierda
salir lesionados
con tal de lograr el trofeo


colarnos
en una fábrica de refrescos
de tercera división
para bebernos
toda la cola
el limón
o la naranja
que fuésemos capaces


en realidad
aquellos brevajes
parecían
bicarbonato sódico


pero era la única manera
de apaciguar la sed
aquel agosto del 92
ante el desempleo
de nuestros padres
y la escasez de recursos
de nuestras madres





NOVATADAS


el primer día de instituto
fue un jodido calvario
desde el momento
que amaneció

no creas
que ese verano
sirvió mucho para olvidarme
de todas las historias
que corrían
sobre las novatadas
de los mayores
a los pardillos

a mi
sólo me hicieron
el buceador

meterme la cabeza
en la taza del váter
y tirar un par de veces
de la cadena
para salir
a flote
boqueando

no me quejo

a otros
les hicieron el ariete

y la dirección del centro
tuvo que rascarse el bolsillo
en cambiar
un buen puñado de azulejos
rotos
en las paredes de los baños




EN PROCESIÓN


se escurrían
en los bancos
hasta golpearse
el pecho con la barbilla
totalmente dormidos

y digo se escurrían
en pasado
porque el cura
el pastor del rebaño
un buen día
se le plantó
en los santísimos
echarlos a la puta calle

cuando fuera
el frío azotaba
con su látigo
a todos los atrevidos

así
todos y cada uno de ellos

YONQUIS

sin techo
desfilaban
en procesión
bien temprano
intentando no dormirse
por la posible hipotermia
y calzándose
un cartón de tinto
para matar ronquidos

mientras dentro
a las ocho
el párroco
invitaba
a los que él consideraba
sus feligreses
a la comunión
del pan y el vino


Extraído del Blog de mi colega Ángel González González que puedes ver en




http://angelgonzalezgonzalezpoeta.blogspot.com/

Ya ves, lo que pían de uno.

Voltios dixit.





6 comentarios:

Luisa dijo...

Muy buena elección. Nada como las distancias cortas para que dejemos de bizquear mirando la nieve a través del cristal.

Un saludo, Voltios.

Begoña Leonardo dijo...

Me encanta todo lo que leo... Y parece que en esto no estoy sola.

Arrumacos con sol.

Voltios dijo...

gracias luisa.

Voltios dijo...

no sé que decir bego, que te tengo mucho aprecio guapa, un besote.

La abuela frescotona dijo...

parecen recuerdos de mi infancia, querido voltios, me llenan el corazón de ternura, abrazos de Navidad para ti

Angel dijo...

también para ti abuela, gracias por seguir pasandote por mi casa.