lunes, 18 de febrero de 2013

Y ya vamos para dos años, maestro



siempre quiero escaparme

Escapé de sus garras:
del quehacer sin sentido,
de las brumas nocturnas,
del cuarto confortable,
de los viejos amigos
con sus charlas de siempre.
Todo siguió su rumbo,
nunca cambió mi suerte.

Me topé con las sombras
de tejados sin nadie,
con los gatos perdidos
de todos los desastres,
el sudor en las manos,
el musgo en las paredes:
todo siguió su rumbo,
nunca cambió mi suerte.

Escapé. Fui buscando
cometas en el aire,
dos berzas y un pimiento,
imposibles engarces
de versos polisémicos,
tierra de nadie. Inerte,
todo siguió su rumbo.
Nunca cambió mi suerte.

En las altas esferas
sólo cuentos sin cuento,
almohadas sin cabeza,
parajitas sin cuello,
brújulas desnortadas
o arcángeles dementes:
todo siguió su rumbo,
nunca cambió mi suerte.

Cuando me fui no estaba
nada donde debía.
Nada encontré en su sitio
en mi insensato viaje.
Y cantaba. Y volaba.
Pero empecé a perderme:
todo sigue su rumbo,
nunca cambia mi suerte.



Poema de JOSÉ LUIS ZÚÑIGA: persona, amigo, escritor, poeta y músico. Extraído de su poemario TIEMPO A DESTIEMPO editado con POESÍA ERES TÚ. Me sigo acordando de ti, pero ya no hay manera...

1 comentario:

Sylvia Aranzábal Beguerisse dijo...

Wooow 2 años ya!! Que felicidad leerte. Un abrazo grande!!