viernes, 15 de marzo de 2013

Última tanda de poemas de Ledo Ivo y de su Rumor Nocturno



Aquí

No hay que juzgar la tarde
por la mañana.
El sol nunca arde
en la tejavana.

Las almas son los cuerpos.
La tierra es el cielo.
El otro mundo
es este mundo.

No hay ningún lugar
fuera de este
a nuestra espera.

Todo verano
es siempre otoño
y primavera.


El embarcadero

El día
rastrea
en el muelle
vacío.

Los mástiles
de los barcos
se lastran
de bochorno.

Día muerto
sin brisa
y sin partida.

Difunto
que el mar
no baña.


Aviso a los buitres amenazados de extinción

Aviso a los poetas
que cantan las estaciones:
en las favelas de brasil
no hay primavera.

En Sao Gonçalo,
en Grande Niterói,
no hay alondras
ni ruiseñores.

Solo buitres
que se disputan con los hombres
el pan de los basureros.

Cuidado, buitres,
con las turbinas de los aviones
en el cielo azul.