domingo, 26 de diciembre de 2010

EL CÍNICO de Roque Dalton

Claro es que no tengo en las manos
el derecho a morirme
ni siquiera en las abandonadas tardes de los domingos.

Por otra parte se debe comprender que la muerte
es una manufactura inoficiosa
y que los suicidas
siempre tuvieron una mortal pereza
de sufrir.

Además, debo
la cuenta de la luz...


extraído de su poemario LA VENTANA EN EL ROSTRO editado por BAILE DEL SOL

1 comentario:

carmensabes dijo...

Espectacular Dalton.

Felices días amigo.