viernes, 21 de enero de 2011

CABEZA EQUIVOCADA

Los consejos del Barbas me impedían
analizar todas las aristas
con las que pudiese herirme.

Impedían preveer la hora
a la que debía
asaltar el estanco.

Memorizar las posibles
salidas de emergencia
con barras antipánico,
aún sin fracturar,
en las puertas.

Incluso impedían
tocar las teclas blancas
del piano,
no las negras
donde estaban las llagas.

Y todo para abandonarme
a la tentación de pensar,
en tu ausencia,
con una cabeza distinta
a la cosida
sobre mis hombros.

inédito de Voltios perteneciente al poemario inédito AMOR MANUAL.

1 comentario:

Calipso dijo...

muy bueno el remate final, me encanta como cierras los poemas, con incertidumbre hasta casi el cierre.

Abrazos!! nos vemos pronto!