domingo, 23 de enero de 2011

INFIDELIDAD by PEPE PEREZA


Ambos subían las escaleras cargando con las bolsas de la compra. Ella iba por detrás, él cargando con lo más pesado tomaba la delantera subiendo los escalones de dos en dos. Ella se detuvo y sin más lo soltó de golpe. Lo hizo sin quitarle importancia y sin tratar de justificarlo.

- Te he sido infiel.
- ¿Qué? – preguntó él, aunque había escuchado sus palabras con absoluta claridad.
- Te he engañado con otro.
- ¿Con quién?
- Con Jorge, mi jefe.

Él pensó que era legítimo soltarle una bofetada, como lo había visto hacer en infinidad de películas, pero eso no iba con su personalidad, además aquello no tenía nada de ficción, era la realidad más terrible, la más palpable y por lo tanto la más dolorosa. Nunca antes unas pocas palabras le habían causado tanto daño, de hecho, se sintió enfermo y abatido, sin embargo mantuvo la compostura y muy digno añadió:

- Subamos a casa para que puedas recoger tus cosas.
- ¿Sólo vas a decirme eso?
- ¿Y qué quieres que te diga?... Lo que has hecho…

Estuvo a punto de ponerse a gritar y dejar salir toda la rabia, pero cogió aire y en tono pausado dijo:

- …Mejor que subamos, no quiero discutir esto en medio de la escalera.

De pronto las piernas le pesaban como si fueran dos sacos de piedras y la posibilidad de subir los peldaños de dos en dos le parecía una hazaña imposible de realizar. Quiso gritar y llorar, quiso morirse allí mismo, deseó no haber nacido. Con cada escalón que subía era consciente del sufrimiento que le aguardaba. La infidelidad abría una gran fisura en la relación de ambos. Una grieta insalvable que haría naufragar el barco que mantenía a flote su vida en común. Era como si el agua le llegase al cuello, pero antes de ahogarse decidió subir un escalón más, dar un paso hacía el destino más cruel. Como alternativa se presentaba el perdón o la rotura incondicional de la pareja. Ninguna de las dos perspectivas eludía el dolor. Y él sabía que cuando los escalones se terminasen estaría obligado a tomar una decisión trascendental.


®pepe pereza

3 comentarios:

virgi dijo...

Escalones y dolor.
Casi una síntesis de la vida.

Más besos

pepe pereza dijo...

Angelillo, jodió, Que eres un Sol.
abrazo inmenso

ayopiensaveces dijo...

Decisiones... éste relato me ha traído muchos recuerdos.

Mi blog:

http://ayopiensaveces.wordpress.com/