sábado, 16 de abril de 2011

Un poema de Odile L´Autremonde




Por y para Juan Carlos Mestre.



Cuando se acaba el amor,

los culpables y los inocentes,

dejan de escalar el muro de la duda y se lanzan

a un vacío que pesa más

que una moneda de cobre.

Cuando el amor deja de ser amor,

un paraguas roto anuncia

el fin de otro mundo y los aeropuertos

se llenan de canciones de Dylan y

los cementerios

se cubren con una manta de lana.

Cuando el amor se vuelve ira,

hay un poema tiritando

bajo el felpudo,

un golpe sordo

bajo la tierra,

un portazo.

Cuando llega el desamor,

las estaciones de tren se vuelven

salas de tortura y los que aún viven el amor,

torturadores.

Cuando el desamor se vuelve verso,

una única lluvia lava la cara

de los arrepentidos

y los culpables y los inocentes

apagan la luz

de una habitación

a oscuras.



extraído de su blog LA METAPOÈTIQUE DES SENSATIONS

fotografía inédita de Ángel Muñoz

3 comentarios:

Odile dijo...

Muchas gracias, Ángel. Me alegro de que te haya gustado.

:)

Awixumayita dijo...

madre de dios. la puta adolescencia.
el código de verificación dice: AFFEA.

María Mercromina dijo...

Odile es genial :)