domingo, 15 de noviembre de 2009

MIS HORMIGAS Y UN POEMA














mentiras piadosas


acabo de llegar
a mi casa
con un bolsa
blanca
de plástico
cargada de galletas
de esas que ponen
de aperitivo
con el café
y que pocos
por no decir nadie
se la toman

son las que mi abuela
recoge
con cariño
y mucho esmero
de su poleo
todas las mañanas
en la cafetería

y las guarda
como un preciado tesoro
para dármelas
de veinte en veinte
o de treinta en treinta

lo hace
de corazón
creyendo que me gustan
y yo la miento
diciéndola
que en mi casa
con mi poleo
no es otra cosa lo que tomo

y todo lo hago
para que no se sienta peor
de lo que ya está

aunque luego sea yo
el que se encuentre
como un miserable
delante del cubo de basura
despidiendo
con la mirada

a las galletas


Foto y texto inédito de Voltios.

18 comentarios:

☆Vale dijo...

Tu poesia en tan hogarena a veces que en muchos aspectos son cosas que todos hemos vivido y me parece que no existan paises o idiomas

yolandasaenzdetejada dijo...

uffffffffff, este poema es tiernísimo. Y duro.

alejandra dijo...

EYY! visita MI bLOg y ME dices que te parece: azulpantera.blogspot.com

Casiarturo dijo...

Me encanta, quién no ha hecho gesto parecido por una abuela.

¡Buenísimo!

Begoña Leonardo dijo...

Este poema es para comer, pero para comente a ti, delicioso, sentido... Recuerdo parecidas experiencias con mi abuela, que guardaba en un cajón casi de todo mezclado para dármelo y sabía fatal, frutas, galletas, chocolate... Yo era pequeña y protestaba, ahora leyéndote me arrepiento.

Besazos.

txe dijo...

bonitas hormigas son suyas? van a por las galletas?

Voltios dijo...

valen, no sé que decir ante semejante piropo, sólo me resta darte las gracias por leerme y seguir el blog.

Voltios dijo...

gracias yolanda, de verdad.

Voltios dijo...

en cuanto tenga un huequecito leo tu blog y me paso por él, alejandra, gracias por tu visita.

Voltios dijo...

casiarturo macho, muchas gracias, de veras, pues sí, ese gusto y muchos más.

Voltios dijo...

gracias bego, tus palabras me llegan de verdad, yo creo que más o menos todos hemos tenido un experiencia muy similar.

Voltios dijo...

hola txe, pues sí, las hormigas son mías, tatuadas en mi antebrazo derecho y suben para arriba. creo que tenemos una colega en común, ada menendez, me pasaré por tu blog.

La abuela frescotona dijo...

que bella debe ser tu abuela para que la quieras tanto...y como te quiere ella niño ¡¡. yo tomo el poleo con el mate, te abrazo mi amigo querido

Calipso dijo...

Emotivo por sobre todas las cosas, me parece muy tierno, la escritura, y por su puesto el contenido, de vez en cuando, nos sorprendes con un retazo de realidad dulce, y yo lo agradezco.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Una vez mas, vuelves a hacer de algo que sería el pan nuestro de cada día, lo transformas a algo especial.

Un abrazo hermano

Voltios dijo...

gracias abuela, la verdad es que aunque a ella le cueste creerlo, se la quiere y mucho en casa.

Voltios dijo...

gracias paz, me alegro que este retazo de realidad dulce sea el contrapunto a otros poemas.

Voltios dijo...

grache mile a ti willy.