miércoles, 4 de noviembre de 2009

VOLVEMOS A LA INFANCIA















pelotas


de canijo
jugaba al frontenis
con otros chavales
en la alta pared
de un almacén de fruta
contiguo
a mi viejo cole

raro era el día
que no una
ni dos
ni tres
hasta cinco o seis pelotas
de tenis
colábamos en el tejado

entonces
jorge y yo
los dos voluntarios
obligados
por los más mayores
eramos designados
para saltar la verja del cole
y subir al tejado
de chapa
del almacén
a unos doce metros de altura
a recuperar pelotas

cuando bajábamos
entre los vítores
de los mayores
los aplausos
y algún que otro chicle
de regalo
nos sentíamos grandes
por nuestra hazaña

hazañas que fueron
auténticas locuras
para enanos
de nueve años

descerebrados

y de eso
precisamente
se aprovechaban los mayores
de nuestro corto razocinio
para ir a recoger
lo que ellos
eran incapaces de hacer

PELOTAS

6 comentarios:

pepe pereza dijo...

me suena eso que cuentas, en mi caso era saltar la vaya que separaba el colegio de la orilla de río Ebro. En mi opinión es un poema cojonudo que me ha hecho volver a los colores de mi infancia. Lo he disfrutado de principio a fin.
abrazo

Begoña Leonardo dijo...

la infancia, que presente está, yo ahora con mi niña, imagina, con ocho años... Confictos con las amigas, y siguen pasando cosas parecidas, los abusones existirán siempre.

El poema, poemazo.

Besazo.

AnaSáenz dijo...

sin duda pelotas hacian falta, las que le faltaban a los abusones

abrazos

Calipso dijo...

Angel, no se como te las apañas para que todos los poemas que escribes tengan un final tan ... tan , no se como describirlo, excepcional, es como una vuelta de tuerca mas, como la gota que colma el vaso.

Sabes, hay muchos poetas, y muy famosos algunos, que lo unico que no saben hacer es acabar, acabar una historia o un poema, a veces es la tarea mas dificil, porque le da casi mas sentido que el comienzo. Y tu muchacho, es que lo llevas de serie, :) me encanta esa manera que tienes de escribir, tan tuya, y tan buena.

Un abrazo.

★_★. pacokafka dijo...

Tu poema es cojonudo. Remueve todas las infancias. Las putadas, las novatadas, los pardillos, los espabilaos, los listilllos.

UN SALUDO.





http://pacokafka.blogspot.com/

Voltios dijo...

gracais a los cinco chicos, por vuestras palabras, me alegro que os gustase el poema, hoy la verdad no estoy para tirar muchos cohetes, en fin, seguiremos aqui al pie, un abrazo fuerte