viernes, 5 de abril de 2013

MÁS SOBRE LA COLECCIÓN VÉRSAME EN LA QUE APAREZCO, palabra de Carmen Moreno


Begoña Callejón



Ben Clark



Josefa Parra

http://www.sigueleyendo.es/versame/ El enlace donde adquirir los tres libros


Vérsame es una colección que une a dieciséis poetas muy diferentes entre sí, pero con algo en común, lo más importante para nosotros: se pueden llamar Poetas. Nos da igual que estén premiados con los galardones más importantes de este país como el Loewe (Josefa Parra), la Medalla de Oro de Andalucía a las Artes (Juana Castro), o no hayan publicado nunca antes un poemario (Rafael Lassaletta). Queríamos poetas de verdad, de los que no tienen miedo a mancharse las manos, a sufrir con los que sufren, aunque esos fueran ellos mismos, a los que no les daba miedo arrancarse las entrañas y enseñarlas para demostrar que son herencia de un ser superior: el hombre (entiéndase como término genérico de la especie y no como masculino singular).
Es por eso que prefiero a Jean Genet a Bukowski. Genet fue un criminal y utilizó eso para reclamar a los que como él antes, no tienen futuro, no tienen ganas, no ven la salida. Bukowski, perdónenme sus seguidores, fue un ególatra incapaz de empatizar con nadie que no fuera él mismo.
Entre estos poetas encontramos la sabiduría de la tradición con voz propia y emoción contenida (Juana Castro, Josefa Parra y Carlos Vitale); el canalla que se duele en un cuarto propio y oscuro (Carlos Salem); el que tiende la mano a los heridos y se muestra dispuesto a cruzar el Estrecho para ayudar si fuera necesario, entregando su propia vida (Juan José Téllez); los que han buscado su voz entre la ciudad y sus naufragios (Ariadna García, Raúl Díaz, Ben Clark y Verónica Aranda); las que miran el lado oscuro de la razón y hacen de su voz una herida (Begoña Callejón); los que creen que el espectáculo debe continuar, y llenan las luces de una calidad fuera de duda (Jordi Corominas y Txus García); los que pelean por ser y no dejarse convencer y a fuerza de poemas contundentes lo van consiguiendo (Rafael Lassaletta y Ángel Muñoz); los que experimentan con la seguridad de saber cuál es el buen fin (Isabel García Mellado Raúl Quinto).
Esta colección ha atravesado toda España en busca de algunos de los mejores, de muchos de los que no salen en revistas literarias actuales, pero son respetados por los compañeros de profesión.
A veces el silencio es el mejor signo de respeto.
Nosotros con Vérsame queremos que los lectores accedan a un mundo que no debe serles ajeno, porque es el mundo de los latidos, de la sangre en proceso de emancipación.
Compilar estas antologías personales y libres, para Sigueleyendo (Barcelona) estando en Cádiz, es la demostración de que, si el trabajo es bueno, no hay distancia que pueda matar al poeta.
Estamos, pues, en uno de los mejores momentos para la poesía. Sólo hay que aprender a apartar aquello que no interesa. Así que, Vérsame, tonto. No dejes que las palabras pasen por tu lado como agua de lluvia que no queda.