martes, 23 de octubre de 2012

TRES POEMAS DEL LIBRO DE LA CRUELDAD DE Layla Martínez



la ciudad es un jardín de clavículas. una absurda sucesión de 
dientecitos crueles y uñas diminutas. yo te arrancaré las pestañas
para que estés más guapa. te tiraré del pelo hasta cortarme los
dedos. soy la única que te quiere ¿no lo ves? te hundiré las uñas
en los ojos y te lameré el entrecejo. comételo. me da igual que
tenga grumos. eres tan virgen a pesar de las pollas. a pesar del
síndrome de down. tengo la carne tan frágil de parir. la ciudad es
un almacén de pómulos azules. un bosque de bacterias anémicas
y crueles.


****


Que dirán de mí
los enanos
de dientes crueles
y uñas diminutas
que encerré
en el sótano.

Yo solo quería
un cuerpecito deforme 
para poder abrazarlo.

Yo solo quería
¿no lo ves?

La ciudad es un jardín
de clavículas.


****

No dejéis solos a los niños
o celebrarán rituales
sádicos y crueles.

No los dejéis solos
o arañarán las paredes
con sus pequeños dientecitos
llenos de odio
y se clavarán agujas
en los genitales
y darán de comer insectos
a sus muñecas
y les arrancarán la cabeza.

No dejéis solos a los niños
o jugarán a ser adultos
y les daréis asco
y pena.