viernes, 17 de julio de 2009

OTRO POEMA DE BRIGADISTAS

CIGARRILLO COMPARTIDO

Hace medio siglo,
durante un breve recalmón en la batalla,
compartimos un pitillo,
el último de diez Woodbines
que me habían enviado envueltos en un periódico.
Liamos dos cigarrillos esqueléticos
y suspiramos contentos
mientras tragamos el humo,
llenándonos los pulmones con dulce aspereza.
Más tarde aquel día te mataron
y enterramos tu cuerpo allí
en la montaña de Gandesa.

Cincuenta años después
todavía vagueas
en los márgenes de mi mente,
haciendo repentinas incursiones
en mi nebulosa memoria.
Sin previo aviso, aparece tu cara
y veo otra vez la sonrisa permanente,
los ojos destellantes,
la mal afeitada barbilla.

Entonces recuerdo como eras,
caído sobre tu ametralladora silenciada.
En el bolsillo de tu camisa hallamos
una pitillera vacía,
ni una hebra, ni una miga de tabaco.
Me alegró entonces
y todavía me alegra
haber compartido contigo, George,
el último Woodbine.



Poema de James R Jump


De Hablando de Leyendas Poemas para España, edición de Jim Jump, David González y Antonio Díez. Ed. Baile del Sol.



In memorian, a quién quiera entender.

Voltios dixit.

1 comentario:

amor y libertad dijo...

y la muerte no se lleva nada