domingo, 10 de enero de 2010

EL INVENTOR Y LAS FIESTAS EN SU COCINA.


Érase una vez un inventor que estaba un poco chiflado. El inventor se llamaba Darío. Siempre estaba inventando cosas raras como la tostadoraman...

Mientras que estaba durmiendo, en la cocina hicieron una fiesta los tenedores, la tostadora, la lavadora, la cuchara, etc. Al día siguiente cuando iba a desayunar, todo estaba por los suelos, los platos, los vasos...


Darío se quedó asombrado y se dijo ¿qué ha pasado aquí?. Nada pensó.


Darío se lavó los dientes con un pepinillo e hizo las tostadas con la lavadora. De pronto, llamaron al timbre, era su vecino Anacleto que le dijo:


-¿Darío ayer montaste una fiesta?


- No


- Ah, es que ayer se oía mucho ruido en tu casa.

Cuando llegó la noche Darío se escondió detrás de la pared y vio como montaban una fiesta en toda la cocina.


Entonces entró y dijo:


- Basta de fiesta, al fin os he pillado.


Entonces en su cocina no hubo más fiestas porque Darío inventó el cuchillo-policía que vigilaba todas las noches.







Cuento extraído de la revista AL OTRO LADO DEL ESPEJO "ESPECIAL PEQUES", PÁGINA 34 Y 35. Dicho cuento ha sido realizado por MARTA GARCÍA SANZ, de 9 añitos de edad.


Portada de la revista de Esther Rodríguez Cabrales.

2 comentarios:

Calipso dijo...

Menudo cuento!! me encanta, sobre todo cuando se inventa el cuchillo policia :))

Que bueno, la verdad, mi enhorabuena a esta pequeña autora, porque el cuento es muy bueno :)

Un abracillo Angel, gracias por traernos este cuento hasta aqui.

Voltios dijo...

la verdad paz, es que estos niños nos superarán con creces en breve, tienen talento, imaginación y sobre todo y lo más importante: inocencia.

un fuerte abrazo y siempre gracias a ti.