martes, 6 de octubre de 2009

CON CLASE
















empollón


era un empollón

UN EMPOLLÓN

y eso

antes

igual que ahora

es motivo para arrinconarte

ser y hacerte distinto
por obligación de los demás

los que de enanos
inician carrera de matones


prescindí del estudio
casi un año


a cambio
me alineé
con la jet set de la clase


las notas cantaron solas
como los capones de Don José
mi profesor
al conocer los motivos

volví a la clase obrera
con la sensación
amarga
del que se sabe descolocado

ninguneado

desalojado

igual que ahora


Foto y texto inéditos de Voltios (Ángel Rodriguez).

10 comentarios:

La abuela frescotona dijo...

la obligacion que tenemos todos de ser como lo necesita la sociedad si queremos pertenecer....triste pero real-

Jose Zúñiga dijo...

Bravo, nos stop!

AuROraZa dijo...

...tu sitio...

alfaro dijo...

No hay mayor amargura que lo negativo que podamos vernos a nosotros mismos...,
sobre todo si la referencia son otros a los que creemos superiores, tal medida es falsa a mis ojos, nadie es menos que otro, nadie es ninguno, todos somos alguien o todos somos ninguno,
des-colocado
des-alojado
desde aquí no veo desdes.
Un abrazo.

Angel dijo...

si abuela, triste pero muy real.

gracias por tus innumerables e incontables visitas.

Angel dijo...

Zuñi, I don't stop never. jejej, vaya ingles.

Angel dijo...

gracias auro por lo de tu sitio

un abrazo fiel

Angel dijo...

y llevas razon alfaro, pero tuve, y va con mi personalidad, momentos en la vida que me sentía asi, que le vamos a hacer.

Ni me siento orgulloso ni mal por ello, con estos versos simplemente trato de aceptar esas situaciones.

abrazos y agradezco la sinceridad de tu comentario, te sigo leyendo.

ada dijo...

Corazón, de desalojado y ninguneado, nada de nada! Yo de peque también sufrí las guasas de algunos matones que, con los años, nos hemos vuelto a reencontrar y ellos ahora son unos pobretones (de espíritu) y yo por lo menos puedo sentirme orgullosa de mí misma, de mi recorrido y mis caminos (igual que de peque, porque la dignidad siempre se lleva encima).

Muy buen poema. Todos tus poemas son siempre muy buenos. Y yo tanto tiempo sin leerte! Lo que me estaba perdiendo!

Un besote,

Angel dijo...

Gracias ada, me sucede igual, los matones y "guasones" de la infancia, he tenido la ocasión, alguna vez, de volvermelos a echar a la cara, y como bien dices tu. No vi nada en ellos, sin espíritu, sin inquietudes, sin pasión. Yo superé hace mucho todo aquello, pero llevo unos días que estoy haciendo regresiones a mi infancia. El motivo, ni puta idea, la verdad, pero me está gustando.

Un beso ada.