viernes, 18 de junio de 2010

UN AMIGO: VELPISTER, SE LO DEBÍA.



RECUERDO MADRID

Durante los años que viví en Madrid,

esa ciudad que aún odio,

viví en una buhardilla diminuta

en la calle Antonio Grilo,

número 9, 5º interior derecha.

Durante unos meses ocupó mi casa

un artista titiritero.

Titiritero de verdad.

Su vida era desastrosa,

pero manejaba de manera magistral

los hilos de sus muñecos,

que cobraban vida de manera mágica.

Una vida mil veces mejor

que la suya,

y que la mía.

Se quedó en el salón

que era la mayor parte de la buhardilla.

Yo me reduje al dormitorio,

donde había que acceder a gatas

y a los espacios comunes

es decir,

el pasillo, donde estaba la cocina

y el baño sin puerta,

uno de los sillones

y el breve espacio de mi piano.

Deshizo mi desorden,

se apoderó de mi soledad

de mi desesperación.

Hacía tanto frío,

tanta desolación,

tanto agotamiento que

cuando volvía apático

de la calle,

al entrar,

un golpe de desaliento

con tufo a comida escasa

y a caries

me empujaba hacia afuera.



Velpister es un tío cojonudo, y además mi amigo. No sé si el me considerará igual, pero eso me es indiferente, pues a veces la amistad no tiene que ser recíproca en cuanto al sentimiento, pero yo si le siento mi amigo.

Eso sí, no os confundais, no lo traigo a mi blog por ese motivo, son diversos los que hacen que esté aquí. Es un genio, de los que pocos quedan, y digo bien G-E-N-I-O. Toca el piano, compone sus propias partituras, se parte el pecho (él y yo lo hemos hablado alguna vez) por sacar su oposición hacia adelante, pinta y de maravilla (doy fe porque hace bien poco estuve en una exposición que aún está en vigor junto a otros pintores, en la cual ha colocado varias tablas), hace relatos cortos y encima escribe poesía. Sí, poesía. Por eso te digo que lo traigo aquí, por ser un monstruo, y no por amistad, la amistad, en el mundo de los blogs está muy bien, pero es mejor verse las caras u oírse las voces.

El poema que te he dejado más arriba es de su poemario TRANSEUNTES DEL OLVIDO, editado por GROENLANDIA. No tiene desperdicio, y este poema, en concreto dice mucho de la vida itinerante de un genio.

Para saber más de Velpister podeis ir a su blog desde aquí

Foto inédita de Voltios, acompañando al poema.

1 comentario:

VELPISTER dijo...

Muchas gracias amigo, colega. No merezco en absoluto esas palabras.
Un abrazo sincero.
Peter