miércoles, 23 de junio de 2010

UN POEMA

motes

ahora
que voy camino
de la cuarentena
y he dejado atrás
baches cargados
con colillas sin apagar
me encuentro
tratando de recordar
al chichas

a binchu

el barbas

al rocha

manzas

o fer

cuyos rostros
después de tantas perrerías
se han ido desdibujando
como la cicatriz
que aún cruza
con ligereza
mi dedo corazón

provocada
a posta
el día que todos
trepamos a la tapia
coronada de cristales
para acordarnos de nosotros
cuando llegásemos a esta edad

en la que la niebla
me hace vacilar
si fue manzas
o yo
quién recibió
más hostias
por su madre
en la sala de urgencias


Poema inédito de Voltios.

5 comentarios:

Calipso dijo...

;) curiosos recuerdos de una traviesa infancia.

Un abrazo grande!

BACO dijo...

Grande, Ángel.
De vez en cuando nos surgen ojos en el cogote.
Fuerte abrazo

Jose Zúñiga dijo...

voltios.
El dedo corazón.
La cicatriz.

Voltios dijo...

ahí le has dado pepe, ese es un significado oculto que tiene mucha importancia para mi en este poema, el dedo corazón y la cicatriz

virgi dijo...

ese corazón enorme que tienes...