domingo, 2 de agosto de 2009

SEMILOSER DE DAVID GONZALEZ

Ayer tarde, paseando por la Gran Vía, me sucedió una anécdota bastante curiosa.

Tenía la firme intención, tras contactar por email con mi colega y tocayo Barrueco de adquirir el libro que hizo conjuntamente con Das. Él, amablemente, me mando las direcciones (en Madrid) donde podía adquirirlo. Así pues, ayer tarde, ese era mi cometido.

A la altura de la Gran Vía, me llaman unos colegas para tomar algo por allí cerca, en diez minutos. Iba a ser imposible que me desplazase hasta la calle San Vicente Ferrer, buscar la librería y volver en tan poco márgen de tiempo. Por lo tanto, decidí que la compra del libro quedaba retrasada para otra ocasión mejor.

Mientras esperaba a los colegas para tomar esa caña fresquita, empecé a curiosear (mala costumbre ésta si la literatura, en general, y más la poesía, te apasiona) por la sección de antologías de la Casa del Libro. En una esquina, escondido entre los tochos de Ángel González se encontraba LOSER el último poemario publicado hasta la fecha (que yo sepa) de David Gónzalez (otro buen colega). No había tenido ocasión de que dicho libro cayese en mis manos nunca, por ello, decidí que la pasta para el libro de Barrueco y Das iba a tener otro destinatario igual de bueno.

Ya en casa, y después de haber tomado mis cañas, a eso de las doce, me propuse echarle un ojo a LOSER cuando me llevo una sorpresa un poco extraña. Páginas en blanco en mitad del poemario, poemas que se cortan y no continúan en ningún lado, etc. Imagino e imaginé anoche que era un error de imprenta. Me entró un cabreo de tres pares de cojones. Me costó hasta conciliar el sueño.

Esta mañana, y con la mente menos turbia por el alcohol, me dije: Coño Ángel seguro que vas a ser de los pocos, o tal vez el único, que posea SEMILOSER de David Gónzalez (perdona colega por la bromilla en relación a tu título). He decidido quedármelo, además viene una ilustración de mi amigo Jaime Llorente, el cual se lo tenía muy callado. Y me lo quedo el libro, con la firme intención de si yo no lo encuentro por ahí, sea David el que me termine esos poemas a mano (se trata sólo de una ilusión, pero quien sabe).

Por cierto Jose Ángel, tocayo, el tuyo cae ya mismo. Vamos que si cae.

Un abrazo a todos los mencionados aquí.


Voltios dixit.

2 comentarios:

David González, poeta dijo...

Eso está hecho, Ángel, colega. Te completo a mano los espacios en blanco de ese ejemplar defectuoso. No problem, ya lo sabes, compi.
Abrazo fuerte y solidario de tu colega David González.

Anónimo dijo...

...hay que joderse con la casualidad!!!...yo te hago un dibujo carallo!!!