viernes, 21 de agosto de 2009

USANDO EL CERCANÍAS

Helados


¡Helados, helados, de coco, plátano, fresa, guayaba, helados, helados!

Un chico ecuatoriano,
o peruano,
o vete tú a saber,
decide tomar resoluciones
arriesgadas
para solventar la crisis.

En el cercanías,
camino de Atocha,
esconde agitación tras
la mirada.

Me fijo bien en él,
no sea que la huida
le pille en fuera de juego
para sacarlo de la realidad.

¡Helados, helados, de coco, plátano, fresa, guayaba, helados, helados!

Temperatura agradable,
digo en el vagón,
el prisma se invierte
para acabar el tema.

Dos seguratas.

El termómetro
ya no tiene más espacio
para el mercurio.

Huérfana,
la nevera,
con los helados,
en mitad del pasillo.

El chico,
confundido entre la gente.

Se la llevan
(la nevera).

Le faltó poco.
Casi en Atocha.

A mi también
me faltó poco.

Tomé la decisión tarde,
dentro de la realidad
pero en fuera de juego.

La de hacerme con un helado.

¡Helados, helados, de coco, plátano, fresa, guayaba, helados, helados!


Inédito. Ángel Muñoz



A Willy, hei brother.

3 comentarios:

AuROraZa dijo...

Oooh! Grandioso...acabo de verlo en Atocha.

Muakas!

Anónimo dijo...

Gracias una vez más por dedicarme uno de tus grandiosos textos.

No dejes nunca de escribir tio, pues tu mejor arma contra esta dura realidad.

Angel dijo...

Gracias Willy, de cuore.