martes, 29 de septiembre de 2009

POETAS: ANA PATRICIA MOYA

Despropósitos de año nuevo



Seguiré fumando y bebiendo

venenos dulces.

Reafirmaré la maldición

de la bendita soledad.

Continuaré la huelga

de los platos vacíos al mediodía.

Lloraré a espaldas del mundo

entre mis sábanas:

jamás lo haré delante tuya

(te voy a despojar de ese puto placer).

Trabajaré como una burra

para obtener mi falsa independencia.

No haré deporte:

ya practico sadomasoquismo olímpico de rutinas.

Soñaré con el exilio imposible,

con el milagro del destino.



En mi lista de borrones desganados,

hay manchas que aquí no expongo.

No sé si hago esto por romanticismo tradicional

o porque mis dedos estaban aburridos.



Todo será igual que siempre.



(De Píldoras de Papel)





Que serio ¿no?, yo es que prefiero llamarla Ana Patri.

Ana Patri, jefa-redactora-directora y demás de la revista Groenlandia, no sólo se encarga de manejar dicha revista. Saca tiempo de donde sea para hacer poesía, de la buena, ya lo habéis podido leer más arriba, escribir relatos, fotografiar y dar muchos más de si.

La conocí hace no mucho, en un viaje relámpago a Córdoba, con May y Kebran. Joer que tía, que carácter, arrolladora, con fuerza, con iniciativa, con ganas y mucha creatividad. Le pedí, también hace poco, amablemente que me mandase algo suyo para leer, me lo mandó, lo leí, quedé encantado y hoy hablo de ella, como podéis ver, en mi post diario de poetas que leo.

Tiene varios poemarios DE PILDORAS DE PAPEL, YO SOY LO QUE DICEN MIS MANOS O DE MATERIAL DE DESECHO.

Es un lujo leerla y conocerla.

Además, y como detallito, os dejo un relato corto suyo también:

Rutina



Manuel y Raquel al picadero: su coche. El deseo hacía estragos: toda la noche haciendo el amor como locos. La economía de ambos no se encontraba en su mejor momento. Manuel llena de esperanza a Raquel: “pronto aprobaré las oposiciones y tú encontrarás currelo, conoceremos el mundo”. Y Raquel, que da clases particulares, responde: “Manuel, vamos a dejarlo”. Sólo unía el sexo ante la falta de un piso, un futuro, algo sólido a lo que agarrarse, que garantizase una continuidad. Y la ruptura, la mejor decisión: Manuel no aprobó ninguna de las cinco convocatorias a las que se presentó, y Raquel, aunque volvió a rehacer su vida, se convirtió en ama de casa, criando a tiempo completo a sus hijos.



Pues nada, a leer Groenlandia y a Ana Patri siempre que podais.


Un abrazo maja.

Voltios dixit.

5 comentarios:

Bibiana Poveda dijo...

te aseguro que me ha encantado, Ángel, este post. un saludo a Ana, mi gustísimo por leerla.
un abrazo para vos y mi agradecimiento.
(voy de a poco...)

Periquilla Los Palotes dijo...

Gracias a ambos

:)

Enar dijo...

Ana Patricia es puro fuego, una mujer de armas tomar, yo estoy loca con ella, y deseando conocerla en persona. El tiempo dirá, un abrazo Ángel, por cierto tus poemas tampoco tienen ningún desperdicio, un día de éstos te robo para mi, para mi blog y rodear mis cosas ... que no tendrán final por ahora. Besos

★_★. pacokafka dijo...

De eso se trata, de sacar pecho, de sacar la cabeza fuera del agua, coger aire y nadar cada vez más fuerte. Sin mirar atrás. Siempre hay tierras por descubrir.

Buen poema, Ángel.
¡Qué alegría encontrar también a BIBÍ -creo que eso es buena señal- en estas lindes! No creo en casualidades.

Un abrazo. AVANTI

el crápula

Angel dijo...

gracias a los cuatro pos vuestros comentarios de veras, eva, abuela, paco y como no la aludida, ana patricia.

lo que he dicho es cierto, lo siento y creo de cuore que es así.


abrazos.