miércoles, 16 de septiembre de 2009

POETAS Y CUENTISTAS: PEPE PEREZA Y VELPISTER






































EL ABORTO



Eran las nueve de la mañana cuando Julia llamó al timbre. Pepe estaba acostado y que le despertasen a esas horas no le gustaba nada. Enfurecido, se levantó de la cama. Su cabreo se incrementó al abrir la puerta. Hacía un par de semanas que había cortado con ella y no comprendía qué hacía ahora en el umbral de su puerta. La miró con desdén y sin dirigirle la palabra, regresó a la cama. Julia cerró la puerta y le siguió hasta el dormitorio. Cuando entró, él yacía de espaldas en la cama. Julia extendió el brazo y le ofreció un sobre abierto con un simple y entrecortado: “Toma”. Pepe se volvió hacia ella y cogió el sobre con enfado. Extrajo aquel folio escrito a maquina y lo leyó. No entendía muy bien el contenido de aquel escrito. Julia le aclaró que era un test de embarazo y recalcó que además era positivo. Jamás en su vida se había sentido tan confundido como entonces. Nunca antes había sufrido un despertar tan amargo y desconcertante. Miró directamente a los ojos de Julia buscando la clave, la pista que revelase la pesada broma. Al contrario, ella sólo le devolvió miedo y confusión. Aquello era suficiente, no necesitaba más pruebas.

- ¿Qué vamos hacer? - preguntó Pepe.
- Abortar. – respondió Julia.
- ¿Un aborto?... Me parece bien y seguramente sea lo más sensato. – añadió Pepe ligeramente aliviado.

Luego hubo un silencio muy largo. Tan denso, que se hacía difícil respirar…

Silencio
Silencio
Silencio
Silencio
Silencio
Silencio
Silencio
Silencio
Silencio
Silencio
Silencio
Silencio
Silencio

…Pepe no pudo aguantar la presión y decidió acabar con aquel mutismo sepulcral, pero las palabras se negaban a salir de su boca.

SILENCIO…

Al final fue ella la que habló:

- Ya he hablado con una clínica de Madrid y me han dado cita para mañana, a las diez de la mañana. ¿Me acompañas?
- Sí, claro… Entonces, habrá que mirar los horarios de trenes o autobuses.
- Nos lleva una amiga en su coche, si no te importa.
- No, todo lo contrario. Odio viajar en tren o autobús, prefiero coche mil veces…

Una pregunta le golpeó y sin pensar, la dejó caer.

- ¿Y sabes ya cuánto nos va a costar…? – “…la broma”, estuvo a punto de añadir.
- Aún no… pero lo pagaremos a medias.
- Me parece justo. – asintió Pepe.

Silencio… Los dos intentaron no cruzar miradas.

…SILENCIO…

- ¿Hablamos esta tarde y quedamos para mañana? – preguntó Julia acosada por el denso silencio.
- Vale. Te paso a buscar a eso de las seis.
- ¿Me das un beso de despedida?

Pepe se inclinó para besarla en la mejilla pero ella puso la boca. Él se apartó y finalmente se hicieron un lío. Los dos se rieron sin ganas, sintiéndose avergonzados como dos torpes adolescentes. Julia se fue y Pepe intentó dormir un poco más, pero le fue imposible.
SILENCIO.




En este post os voy a dejar, bueno ya lo he hecho, un relato corto de Pepe Pereza, siempre es un gustazo leerle, y siguiendo la línea de colgar un post de poetas y cuentistas que leo, hoy me he decidido por Pereza, porque sí, porque me sale de los huevos, que le vamos a hacer.
Es un pedazo de relatista, lo digo yo y basta, y que conste que este tipo no me debe nada, sólo me debe el seguir colgando relatos en su blog de vez en cuando, a mi y a todos sus lectores nos lo debe.

Por cierto, en el mismo post
os añado una obra plástica, un lienzo de mi colega Velpister, que no sólo le da a la tinta, también al pincel, un mostruo.

Se me olvidaba, el lienzo de Velpister se titula ME DISUELVO.

La foto en blanco y negro es la cabecera que uso Pepe en su momento para ilustrar este relato.


Con todo mi agradecimiento y aunque no les he pedido permiso para hacer esto, espero me disculpen y muchas gracias.


Voltios dixit.

1 comentario:

VELPISTER dijo...

muchas gracias por tu atención, muy agradecido. Una vez dicho esto, te diré que conmigo no has dado una, ja,ja,ja. No soy poeta, de vez en cuando escribo alguna poesía, pero de ahí a lo otro... soy más bien cuentista, como Pepe, este cuadro lo sacaste precisamente de un cuento, es una ilustración especialmente hecha para el cuento en cuestión, tampoco tiene el título que le pones, esa frase era parte del cuento, el cuadro se titula como pone cuando pinchas la foto, es decir "mis vecinos muertos".
Por lo demás, completamente de acuerdo, Pepe es un gran cuentista, o creo que ya se le puede llamar escritor.
un abrazo